La importancia de las actividades significativas para personas mayores.

La ocupación es algo muy importante en estos días para encontrar un equilibrio y no caer en la inactividad. Se entiende por ocupación, todas aquellas actividades que tienen un significado personal y sociocultural para las personas, jugando un papel clave en su salud, ya que gracias a ella la persona crece, se desarrolla, se conoce y crea su identidad personal y social, es decir, son las cosas que ocupan el tiempo y la atención de las personas. La terapia ocupacional tiene la creencia profesional que la participación activa en las distintas ocupaciones, promueve, facilita, apoya y mantiene la salud y el bienestar.

actividades significativas para mayores
Actividades significativas

Gracias a la ocupación podemos alcanzar una mayor calidad de vida, y para ello se pueden utilizar las distintas ocupaciones como herramientas terapéuticas. El colectivo de personas mayores está predispuesto a presentar déficit en la realización de estas ocupaciones, es decir, con el paso del tiempo muestran pérdidas de distintas capacidades para desempeñar las diferentes ocupaciones.

Desde la terapia ocupacional para mayores se utiliza la realización de actividades significativas, basadas en la ocupación de cada persona para; prevenir, mantener, rehabilitar, compensar o adaptar las capacidades de la persona y de su entorno.

Las ocupaciones de nuestra vida cotidiana nos ofrecen muchas oportunidades para realizar distintas actividades y desarrollar capacidades, además de poderlo pasar bien, ya que muchas de las actividades son compartidas y realizadas con otras personas.

Cada persona tiene sus propias actividades significativas con las que disfruta y se sienten bien, ya que conocen su finalidad, no resultando monótonas ni aburridas y fomentando el desarrollo personal.

Las actividades cotidianas son una gran fuente de estimulación, gracias a ellas se fomentan las distintas habilidades funcionales, cognitivas y relacionales, previniendo la dependencia, mejorando la salud y fortaleciendo la autoestima y el estado de ánimo. Es importante saber qué personas son autónomas en la realización de las diferentes actividades y también cuales necesitan asistencia para completarlas.

Cuando las personas se encuentran en centros de día o residenciales, debemos buscar siempre la realización de actividades significativas, es decir actividades centradas en los gustos e intereses de cada uno para que la persona se encuentra activa y no caiga la desmotivación y el aburrimiento. Para ello debemos pensar siempre de forma individua, buscar actividades (aunque se realicen de forma grupal), donde la persona disfrute y se sea capaz de realizarla. Siempre debemos tener en cuenta su historia de vida y buscar la motivación individual ya que no a todas las personas les gusta lo mismo. Las actividades tienen que ser interesantes y descubrir actividades de continuidad de la propia vida de cada usuario, es decir actividades que las personas están acostumbradas y son satisfactorias para ellas porque las ha realizado a lo largo de su vida. En la búsqueda de estas actividades es importante involucrar a las familias, amigos o personas que los conozcan para generar ideas y propuestas.

Algunas actividades significativas dentro de estos centros pueden ser: escuchar música, cantar canciones conocidas, decir refranes, actividades de reminiscencia con objetos, leer el periódico, realizar una álbum de vida, buscar información sobre un tema de interés mediante distintos medios, aprender el uso de internet y redes sociales, jugar a cartas, dominó o parchís, ver películas, acudir a fiestas, tomar el café, ver documentales sobre su lugar de origen o fiestas populares, comentar distintas épocas de la vida, aprender a realizar alguna actividad manual, actividades relacionadas con la estética y el arreglo personal, ayudar en la limpieza, ayudar en la cocina, comentar tradiciones populares, bailar, aprender una nueva afición, relacionarse y sentirse perteneciente a un grupo, realizar actividad física, hablar sobre los viajes que ha realizado en su vida, ver el telediario, echarse la siesta, hacer fotografías, en definitiva, estos son ejemplos de diferentes actividades que se pueden a llevar a cabo en centros de día o en residencias, pero habrá tantas actividades significativas como persona se encuentren en estos centros, ya que cada persona tiene unas preferencias e intereses distintos.

También es importante respetar los periodos de inactividad, ya que no siempre es negativo, el descansar, estar tranquilos y no hacer nada en muchas ocasiones puede generar bienestar. No participar en una actividad puede ser una decisión personal y tiene que ser igualmente respetada.

Por otro lado, desde nuestro domicilio podemos promover también la realización de esas actividades significativas, teniendo en cuenta que tienen que ser adaptadas a las capacidades, ritmos y deseos de cada persona.

¿Qué actividades son significativas para nuestros mayores? Es momento de explorar qué actividades pueden realizar desde el domicilio que sean significativas y ayuden a estimular y a permanecer activos durante estos días.

Algunas actividades significativas pueden ser: colaborar en la preparación de distintas recetas, cuidar plantas, organizar los armarios, limpiar, reparar algún objeto, escuchar música, ver fotografías, leer revistas y periódicos, coser, pintarse las uñas, cuidado de mascotas, maquillarse, dibujar, ver la televisión, salir a pasear, tomar algo en un bar, ir de tiendas, realizar actividades culturales, visitar a familiares o llamar por teléfono a familiares.

Descubre todas las actividades de terapia ocupacional que desarrollamos en nuestros centros de dia en Madrid.

About the author

El equipo de especialistas de los centros STIMA está compuesto por neuropsicólogos, terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales y fisioterapeutas, médicos y enfermeros.
Deja un comentario