Decálogo para afrontar psicológicamente el coronavirus en mayores con deterioro cognitivo y sus familias

El coronavirus o COVID-19 es un virus frente al cual la población debe adoptar medidas de autoprotección para evitar su contagio, siguiendo para ello las diferentes pautas recomendadas por los servicios de Sanidad. Ante esta situación también es importante tener muy en cuenta el impacto para la salud mental, sobre todo en mayores dependientes y sus familias.

Ante el problema, las reacciones que podemos sentir son miedo, nerviosismo, agitación, dificultad para desarrollar tareas cotidianas, incertidumbre…en general, malestar emocional.

consecuencias ictus
STIMA

A continuación, os mostramos diez pautas para minimizar el impacto emocional:

  1. ABORDAR EL TEMA CON NATURALIDAD. Explicar al mayor qué es lo que está ocurriendo y cuáles son las normas a seguir. Este discurso debe estar adaptado al estado cognitivo que presente.

  2. IDENTIFICAR EL MIEDO E INCERTIDUMBRE. Es normal tener miedo, estamos ante una situación muy preocupante, no obstante, esta reacción es adaptativa y nos hace estar alerta, por lo que no se debe pensar que esta emoción es negativa. Hay que intentar mantener la calma, y no transmitir al mayor con deterioro cognitivo preocupaciones infundadas, para evitar trastornos de conducta como la agitación y ansiedad.

  3. NO TRIVIALIZAR, NI MAGNIFICAR EL RIESGO REAL. Evitar confundir al mayor y las conductas negativas asociadas. Debemos transmitir seguridad.

  4. EVITAR HABLAR PERMANENTEMENTE DEL PROBLEMA. Evitar obsesionarse y tener en cuenta que las personas con deterioro cognitivo no interpretan la información correctamente.

  5. SEGUIR LA RUTINA DIARIA Y/O ADAPTARLA A LA NUEVA SITUACIÓN. El enfermo debe seguir una rutina saludable en cuanto a sueño, hábitos de higiene, comidas, actividades…

  6. INNOVAR Y OCUPAR EL TIEMPO CON ACTIVIDADES, INTERESES DEL AGRADO DEL ENFERMO. De esta forma reforzaremos las capacidades cognitivas, físicas y funcionales, además de la autoestima.

  7.  MANTENER UNA RED DE APOYO SOCIAL Y FAMILIAR. Socializar telefónicamente o por medios tecnológicos, para transmitir las emociones ante el problema. Esto genera seguridad y empatía.

  8. PRACTICAR TÉCNICAS DE RELAJACIÓN. Diariamente practicar respiraciones profundas, música relajante. Adaptado al deterioro cognitivo.

  9. NO HABLAR DEL PROBLEMA ANTES DE IRSE A DORMIR. El enfermo con deterioro cognitivo acusa de manera importante el paso del día, sintiéndose cansado y desorientado, por lo que, el momento previo al sueño debe ser tranquillo y positivo, para fomentar una adecuada conciliación del sueño y descanso.

  10. “SER RESILIENTES”. Significa capacidad de superar la adversidad. Ayudar al mayor a recordar las adversidades que ha pasado a lo largo de su vida y cómo fue capaz de reponerse y seguir adelante. Con ello promovemos el optimismo.

About the author

El equipo de especialistas de los centros STIMA está compuesto por neuropsicólogos, terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales y fisioterapeutas, médicos y enfermeros.
4 Responses
  1. Paloma Gurrionero

    Muchas gracias, todos la ayuda y consejos nos vienen bien, porque nos encontramos con doble problema al ver a nuestro familiar afectado por esta situación que a todos nos afecta y a ellos más.

Deja un comentario