¿Cuáles son las diferencias entre un centro de día y una residencia para mayores?

A la hora de tomar la decisión de acudir a un centro de día o una residencia, surgen en los familiares o en los propios usuarios muchas preguntas en torno a las diferencias, características, servicios y coste entre estos dos modelos de atención y cuidado especializado en la tercera edad. Por este motivo, en este artículo analizamos las principales diferencias entre los centros de día como STIMA Mayores y las residencias para personas mayores.

En primer lugar, y en rasgos generales, puede definirse un centro o residencia de día como un espacio diurno especializado en el desarrollo de talleres, actividades y ejercicios que tienen el objetivo principal de favorecer y fortalecer la independencia del mayor con distintos tipo de déficits de carácter físico, cognitivo o funcional.

Por su parte, en la residencia conviven, principalmente, personas mayores con un alto grado de dependencia que precisan de una atención sociosanitaria durante las 24 horas del día.

RÉGIMEN DE ESTANCIA EN UN CENTRO DE DÍA Y UNA RESIDENCIA

La principal diferencia entre un centro de día y una residencia es el tiempo de permanencia del mayor en dichos espacios y el enfoque de la atención: en el centro de día el objetivo es terapéutico y estimulador y en la residencia es asistencial.

En las residencias de día, la persona mayor puede escoger, dentro del horario de actividad del centro, su régimen de estancia (un día a la semana o más) y la duración de su asistencia (1 hora, 2, 3, etc.). El usuario o su familiar, junto con los profesionales del centro, establecen los días de asistencia y su duración según sus intereses y necesidades, pero el mayor siempre duerme en su domicilio.

En las residencias la estancia es completa durante las 24 horas del día y puede ser temporal o permanente dependiendo de las circunstancias de cada usuario.

Centro Stima Aluche interior

PERFIL DEL USUARIO ASISTENTE A UN CENTRO DE DÍA Y A UNA RESIDENCIA

En un centro diurno como STIMA Mayores y en una residencia, los servicios que se ofrecen están dirigidos principalmente a personas con una edad superior a los 60 – 65 años, aunque dependiendo de la circunstancia y de su grado de dependencia, pueden acceder usuarios con una edad inferior a la indicada.

Aunque la edad mínima de cobertura es común en estas dos instalaciones, el usuario que acude a una residencia de día puede tener dependencia leve, moderada o grave como consecuencia de déficits cognitivos, físicos o funcionales y necesita acudir a este tipo de instalaciones para realizar ejercicios y actividades que garanticen su rehabilitación y velen por su independencia.

Sin embargo, el perfil de la persona que acude a una residencia para la tercera edad puede ser: dependiente; con una situación sanitaria compleja que requiere de una asistencia permanente durante todo el día o autónoma que, debido a una determinada situación personal o familiar, decide disfrutar de los servicios de este tipo de instalaciones.

SERVICIOS Y VENTAJAS DE UN CENTRO DE DÍA Y UNA RESIDENCIA PARA MAYORES

Los centros de día y residencias para personas de la tercera edad están compuestos por expertos gerontológicos y sociosanitarios que velan por ofrecerles una atención y cuidado profesional, personal y de calidad que vele por su autonomía y bienestar.

Sin embargo, en lo que respecta a los servicios ofertados por estas dos instituciones, existen las siguientes diferencias:  

La residencia de día tiene el objetivo principal de prevenir o reducir el impacto negativo por la pérdida de autonomía en el mayor. Para ello, ofrece servicios de carácter asistencial (ayuda a domicilio, transporte adaptado, etc.) y terapéuticos; estos últimos comprenden talleres, ejercicios y actividades de carácter rehabilitador planificadas por el equipo técnico del centro teniendo en cuenta las dolencias o enfermedades típicas asociadas con el envejecimiento. Dichas actividades pueden desarrollarse de manera individual o colectiva y están supervisadas en todo momento por los profesionales implicados en su planificación y desarrollo.

Por su parte, los servicios de los que pueden disfrutar los mayores en las residencias comprenden: la manutención, la atención sociosanitaria, la estimulación funcional, la integración y dinamización social, entre otros.

SERVICIOS Y VENTAJAS DE UN CENTRO DE DÍA Y UNA RESIDENCIA PARA MAYORES

Tanto los centros de día como las residencias para la tercera edad pueden ser de carácter público, privado y concertado.

  • PúblicasEn el caso de las instalaciones públicas, estas puedan estar gestionadas por empresas especializadas en ello y por la Administración pública. Para su acceso, el usuario deberá de cumplir con los requisitos establecidos por su comunidad autónoma.
  • Privadas o concertadasLos centros concertados están gestionados por empresas privadas pero sus plazas están financiadas por los orgánicos públicos (comunidades, ayuntamientos o el Estado).

El coste de los centros de día y las residencias para mayores, dependerá de la tipología de centro (si es público, concertado o privado. En los dos primeros casos, el precio variará de una comunidad autónoma a otra), de los servicios ofertados y de las necesidades del usuario. Sin embargo, e independientemente de estas variables, los usuarios que lo deseen podrán acogerse a ayudas económicas si tiene reconocida la situación de dependencia.

Si estás interesado/a en la residencia de día STIMA Mayores, te invitamos a informarte de la ayuda económica del cheque servicio de la Comunidad de Madrid.  

About the author

El equipo de especialistas de los centros STIMA está compuesto por neuropsicólogos, terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales y fisioterapeutas, médicos y enfermeros.
Deja un comentario