La importancia de potenciar nuestro sentimiento de utilidad

Si lo hubiera sabido antes…” es quizá una de las frases que más escuchamos en nuestros de centros de día STIMA cuando las personas mayores que asisten a ellos son conscientes de su mejoría y su evolución gracias a su trabajo y esfuerzo a la hora de desempeñar las actividades que hemos planificado para ellos de forma personalizada.

Estas palabras representan para nosotros una gran recompensa, y recientemente volvimos a experimentar este sentimiento cuando las escuchamos en Rufino, uno de nuestros asistentes a nuestro centro de día en Embajadores.

Rufino (94 años) sufrió una caída que derivó en una fractura de cadera. A raíz de este episodio, Rufino experimentó un deterioro cognitivo no filiado que afectaba a su movilidad (estaba en silla de ruedas y con un cinturón abdominopélvico), capacidad para expresarse, memoria e interacción social, entre otros. Esta situación, junto al resto de patologías presentes en Rufino, supusieron un deterioro general que afectó incluso a su estado de ánimo y su pronóstico no era favorable.

Sin embargo, su situación actual es completamente diferente a cuando en febrero de 2022 empezó a asistir a nuestro centro de día en Embajadores. En su mejoría han influido tres ingredientes principales:

  • Plan personalizado de actividades a desarrollar en nuestro centro de día a partir de un diagnóstico previo en el que se tuvo en cuenta las necesidades de Rufino y su familia.
  • Constancia y esfuerzo por parte de Rufino a la hora de ejecutar el plan asistiendo a nuestro centro cinco días en semana.
  • Apoyo e implicación tanto de su hija (con la que vive) como de su cuidadora a la hora de adaptar el domicilio según las necesidades de Rufino y de continuar con el plan en el mismo.

Rufino en centro de día STIMA

El plan de actuación que definimos para Rufino se construyó sobre un objetivo principal: conseguir una marcha más estable. Y en él se contemplan actividades grupales e individuales asociadas con la fisioterapia, la terapia ocupacional y la neuropsicología.

Las actividades recomendadas están planificadas según cuatro áreas:

  1. Fortalecimiento muscular de miembros inferiores para facilitar la puesta en pie. Para ello, realiza traslados cortos caminando con ayuda personal por el centro combinado con sesiones grupales de fisio
  2. Mantenimiento articular y fuerza de miembros superiores para favorecer los agarres mediante actividades en las que Rufino tiene que alcanzar objetos ubicados a una distancia y altura diferentes.
  3. Asistencia a actividades físicas grupales para favorecer su socialización.
  4. Impulsividad e Intención comunicativa para que Rufino sea capaz de verbalizar sus peticiones para levantarse. Esto ha impulsado su sentimiento de utilidad al ser un sujeto activo en vez de ser pasivo.

Al igual que en el plan que diseñamos para Rosa o Eloy, el de Rufino no es estanco y en él se contemplan próximos pasos que permitan potenciar determinadas áreas ya trabajadas. En el caso de Rufino, los próximos pasos a seguir trabajando son: fortalecimiento de los miembros inferiores y la impulsividad a través de peticiones.

Si quieres conocer más acerca de nuestros servicios y áreas de especialización, puedes contactar con nuestros centros de día STIMA. ¡Te informaremos y resolveremos cualquier duda sin compromiso!

 

 

Sobre el autor

El equipo de especialistas de los centros STIMA está compuesto por neuropsicólogos, terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales y fisioterapeutas, médicos y enfermeros.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR:

Deja tu respuesta